08 julio, 2006

Confianza

Habia pensado en un post, pero tenía muchas dudas sobre publicarlo o no, pero han pasado ciertas cosas que me hicieron tomar la decisión.

Anoche, bueno más bien hoy muy temprano al llegar a casa, recuerden que vivo en el Distrito Federal, y para mi desgracia o fortuno, no se aún, casi enfrente de la Sede de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, del cual todo mundo habla ahora, ya que será la instancia que resolvera en definitiva sobre la elección presidencial.
Ya se podrán imaginar la situación al llegar, alrededor de 20 personas en reunión con pancartas de apoyo a MALO (para mi se es Manuel Andres).
El día de hoy (sábado) convoco a una "asamblea informativa" en el Zocalo de la Ciudad de México, la verdad me da miedo que la situación se le salga de control, despúes de haber polarizado y exaltado los animos de la sociedad durante más de 6 meses, ya que recordemos su campaña de MALO, la inicio desde el mismo momento en que fue elegido Jefe de Gobierno.
Convoca basicamente para denunciar el "fraude" electoral, la llamada ELECCIÓN DE ESTADO, que ha favorecido a Calderon, pero acaso no en el DF, también vivimos una elección de Estado donde toda la maquinaria de la Administración Pública se dedico a beneficar al "delfin", Marcelo.
Son ya incontables los casos y denuncias sobre retención o hasta retiro de las credenciales de apoyo a los "viejitos", por obtener su voto a favor de MALO.
Ha desconocido al propio IFE, que si bien su origen puede no ser todo lo democratico del mundo, lo ciertto es que desconocer a las elecciones y más bien a los resultados es desconocer, no, pero aún desconfiar de la propia ciudadanía, quiza en el trabajo y personalmente no todos seamos dignos de confianza pero creo que este momento historico para México es hora de que pensemos en un mejor futuro no sola para nosotros, sino para nuestros hijos(esas lindas nenas que espero algu´n día lleguen).
Fuimos los propios ciudadanos quienes votamos, contamos y dimos resultados.
Hago un verdadero llamado a la cordura, a respetar la opinión de los demás, a respetar la expresión de la gente que piensa distinto que nosotros, porque muy seguramente si MALO hubiera ganado en el prep, a los millones de mexicanos que emitimos nuestro voto por otro candadita aún distinto a Calderón, hubieramos tenido que resignarnos y ver seguro una verbena popular o más bien populachera, para festejar la llegada de este nuevo "mesias", verdadero salvador de la patria.
Cuando enteremos que nos sera Calderón, ni MALO, quien salve al país seremos nosotros, como ciudadanía, respetuosa de los derechos de los demás, incluido pr supuseto el de votar y elegir a alguien distinto, respetar la Ley, cumplirla y por supuesto exigrle su cumplimiento a los quer nos representan, autoridades diputadois y senadores, es a qellos a quienes si debemos exigirles que cumplan la ley que cumplan sus olbigaciones, por ejemplo la ciudad de México, se esta inundando constantemente en esta época de lluvias, en gran medida por la falta de trabajos de desazolve, mismos que el propio MALo se nego a realizar por consideralos un gasto excesivo, por supuesto para tener dinero para sus viejecitos, o más bien para comprar votos por dos malditos bolillos.
me despido llamando a la cordura al rspeto a la legalidad antes que nada, pero tmabién con este comentario, chiste que recibi ayer en mi correo electrónico y que quiero comparti con Ustedes, es más bien una reflexión:
Mexicano:
Hoy quiero decirte que estoy hasta la madre de tus estúpidas quejas y lloriqueos milenarios. Que estoy hasta la madre de tus inútiles manifestaciones donde no logras nada y sólo chingas a los demás.
Que estoy harta de que siempre quieres ser un parásito y vivir del gobierno. Quieres que el gobierno te mantenga, te baje precios, te dé luz, agua y tierra .... todo quieres en la boca.
Maldito huevón !!!!!!!!
Estoy hasta la madre de tu pendeja frasecita "la Tierra es de quien la trabaja" ¿para qué cabrón? De todas formas acabas largándote al otro lado donde la tierra no es de quien la trabaja. Allá la tierra le pertenece a quien tiene el capital para trabajarla, pero eso es algo que tú en tu maldita ignorancia nunca vas a entender.
Estoy harta de que te sientas orgulloso de tu estúpido PEMEX ... creyendo que el petróleo es tuyo ... ¿y para qué cabrón? Si la gasolina la traes del extranjero.
Estoy realmente cansada de ver cómo te haces la víctima para todo y entre más jodido estés, en vez de pelear para salir del hoyo más te haces la víctima y el ofendido.
Estoy harta de ver cómo te haces el ignorante y el ingenuo para tener hijos como un maldito animal sin lograr mantenerlos dignamente.
Otra cosita cabrón, ¿en serio crees que la situación y futuro del país está en manos de quien lo gobierne? ... me lleva la chingada, por eso no avanzamos ... MÉXICO ERES TÚ, no el presidente. Ni el pendejete incompetente de Felipe, ni el mentiroso arrastramasas de Manuel Andrés hará que tu vida sea mejor, ninguno de estos pelagatos será un buen presidente para nuestro país, quienes mejor pueden sacarlo adelante son ustedes raza, ciudadanos normales pero con los pantalones suficientes para pelear por los sueños del pueblo mexicano.
Me da lástima verte cómo dices que la riqueza en México no se distribuye bien .... la riqueza no se distribuye cabrón, se gana con trabajo e inteligencia ... ¿o qué, no puedes? Piénsalo, pero no dos veces que no está tan difícil, gente chingona hace gobiernos chingones, no al revés.
Atentamente,
El águila de tu bandera

4 Comments:

At 12:19 p. m., Blogger Carlos Alberto Navarrete said...

Es muy importante contrastar las declaracciones de Amlo 12 días antes de la elección, poco antes de finalizar el prep, y un día después del cómputo distrital, consulta el video en:
http://www.youtube.com/watch?v=AbYsNBxER8E
Ahora cumples!!

 
At 1:48 a. m., Blogger Prada said...

Puffff....
Me produce verguenza, repugnancia, repulsion, asco, miedo, alivio por estar lejos, pena por los que siguen ahi, dolor por mexico, descepcion... desesperacion!, impotencia...

CARDENAS SEGUNDA PARTE?.... YA NO POR FAVOR!!!

 
At 1:48 p. m., Blogger Patricia said...

esta carta es buenisima a mi tbn me llego.

La verdad es que si preocupa mucho la situacion, un hombre que busca por todos los medios ser presidente aun cuando no ha sido el presidente electo, y que se quiere imponer a todo y todos da miedo, llama a manifestaciones, a agresiones y lo mas triste es que hay quienes le sigan el juego a sus agresividades.

 
At 11:22 a. m., Anonymous Anónimo said...

EL MIEDO Y EL ODIO, DOS GARROTES SOBRE MÉXICO
Denise Dresser

El odio a primera vista. El temor destilado. La mezcla de ambos sentimientos en la campaña del PAN contra Andrés Manuel López Obrador. Día tras día, spot tras spot, declaración tras declaración, los panistas atizan dos sentimientos que van de la mano. Porque no hay odio sin miedo. Porque el odio es el miedo cristalizado, objetivizado, su dividendo: odiamos lo que tememos y el odio florece donde el miedo acecha.

El PAN dice que promueve el miedo a un candidato y tiene derecho a hacerlo por lo que dice y ha hecho. Pero eso es sólo parcialmente cierto. El miedo a AMLO que los panistas siembran y ciertos sectores del país cosechan es —en el fondo— miedo al país.

Miedo a los pobres Miedo a ese país de pobres, de “nacos”, de indígenas, de desarrapados. Miedo a quienes viven parados en los camellones vendiendo chicles o subisten en el campo cultivando maíz. Miedo a los mineros enojados y a los cañeros sublevados. Miedo a los resentidos y a los marginados. Miedo a mirar la realidad del subdesarrollo detrás de la retórica de la modernidad. Miedo a la verdad y a nosotros mismos. Miedo a mirar al país tal y como es. Detrás de los mitos. Detrás de las cercas electrificadas cada vez más altas en Las Lomas. Detrás de la hipocresía fundacional en un país profunda y dolorosamente desigual.

Ese miedo al México que hemos construido, disfrazado de rechazo a una persona a la cual se erige como el anti-Cristo. “Un peligro para México”. En todas las conversaciones en todos los cocteles en todas las cenas. Mensajes reiterativos —repletos de descalificaciones— enviados a través del internet sobre AMLO. Ignorante. Autoritario. Deshonesto. Cobarde. Demagogo. Violento. Anti-institucional. Mentiroso. Tiene personalidad múltiple. A un compañero lo golpeó cuando le daba la espalda con una pelota de béisbol (después murió). Junto con Hugo Chávez y Fidel Castro creará una América comunista. Aborrece a la gente con dinero. Mató a su hermano. En realidad usa relojes caros y trajes Hugo Boss. Es un naco. Sólo gobernará para los pobres. Su única forma de expresarse es a través de expresiones coloquiales. Una tras otra, preocupaciones legítimas acompañadas de juicios que no lo son.

Una tras otra, percepciones fundadas acompañadas de prejuicios escondidos. Porque, como lo escribió Burke, ninguna pasión roba a la mente sus poderes de actuación y razonamiento como el miedo. Ese miedo que desquicia, que enardece, que polariza. Ese miedo que el PAN detecta y comercializa en las pantallas de televisión. Ese miedo que impide evaluar a López Obrador con la cabeza fría y el corazón en calma. Que obstaculiza la crítica necesaria basada en los hechos y no en las diatribas. Que impide ver lo bueno y lo malo de su gestión en el Distrito Federal. Lo positivo y lo negativo de su proyecto alternativo de nación. Lo plausible y lo criticable de las propuestas que ha planteado.

Conciencias intranquilas Esa labor de discernimiento que una ciudadanía consciente debería asumir como obligación, frente a López Obrador y también frente a sus contrincantes. Esa tarea de externar las preocupaciones legítimas en torno a los derechos de propiedad, la irresponsabilidad fiscal, el alivio a la pobreza acompañado de la creación de riqueza. Esa tarea que hoy quienes odian con virulencia no pueden llevar a cabo. Están demasiado ocupados odiando, vociferando, vituperando. Odiando, quizás, por un sentido de culpa. Temiendo, quizás, porque viven con la conciencia intranquila. Porque cuando se odia tanto a una persona se está odiando algo que es demasiado profundo y poderoso para ser asumido de manera consciente. Porque cuando se odia tanto a una persona, se está odiando también parte de uno mismo, como escribió Herman Hesse en Demian. Lo que no forma parte de una persona no preocupa, pero López Obrador preocupa precisamente por lo que revela de México y su población.

Un espejo ante los ojos Por ese espejo que coloca ante los ojos del país y quienes han permitido que sea como es hoy. Un lugar rico con muchos pobres. Un lugar con más multimillonarios que Suiza, según la lista más reciente de la revista Forbes. Donde gran parte de las fortunas han sido acumuladas en sectores con poca o ninguna competencia y protegidos por el gobierno. Donde funcionarios de Telmex están intentando bloquear la aprobación de la nueva ley de competencia porque buscaría precisamente fomentarla. Donde, según un estudio reciente de la ONG Fundar, siete de cada 10 mexicanos padecen un abuso de autoridad cada vez que pisan un Ministerio Público. Donde el 94% de los delitos no son resueltos. Donde el 40% de las mujeres dicen haber padecido la violencia doméstica. Donde los responsables del Pemexgate son premiados con una senaduría. Donde 17 millones de personas viven en pobreza extrema. Datos duros de un país donde la vida es difícil para la mayoría de quienes sobreviven en él.

Eso es lo que debería provocar miedo. Eso es lo que debería producir temor. Eso es lo que los mexicanos deberían combatir, y cuestionar, y odiar y recordarle a los candidatos presidenciales, todos los días a toda hora. Y eso es lo que explica que Andrés Manuel López Obrador sea puntero con posibilidades reales de ganar, aunque no tenga la mejor propuesta para gobernar. Hay demasiados mexicanos para los cuales el país no funciona. Hay demasiados mexicanos para quienes más de lo mismo significaría peor de lo mismo. Hay demasiados mexicanos que buscan una transformación a fondo del país que los ha excluido, o maltratado o ignorado. Y también hay demasiados mexicanos que no lo entienden, para los cuales el país marcha. El país avanza. El país les permite vivir bien, aunque sea detrás de muros cada vez más elevados. Aunque sea con miedo.

Por eso el mismo líder que es carismático para los desposeídos —cuya salvación está en el cambio— es peligroso a los ojos de quienes no ven en el cambio la respuesta, sino la ruina. La esperanza de unos es el miedo de otros. Y el miedo es un garrote usado, a lo largo de la historia, por los sacerdotes, y los reyes y los presidentes y los candidatos para evitar que la gente recobre bienes robados. Bienes públicos que han sido privatizados, monopolizados, arrebatados. ¿Qué es y ha sido más peligroso para México? ¿López Obrador o un sistema socio-económico que concentra la riqueza y no quiere distribuirla de manera más justa? ¿López Obrador o élites políticas, sociales y empresariales satisfechas con las tajadas que se sirven? Odio que ata El odio feroz a AMLO ata a sus críticos a un adversario falso. El verdadero peligro para México no es un hombre, sino la resistencia de tantos a compartir el país y gobernarlo mejor.— México, D.F.

 

Publicar un comentario

<< Home